foto_bb_colico.jpg

por Anna Rosell Bultó

En la época de nuestras madres había dos tipos de bebés; los llorones y los “buenos”. Los llorones normalmente dormían mal y comían mal. Al contrario de los “buenos” que eran tranquilos y además comían y dormían toda la noche… una auténtica maravilla para las madres.

 

 

Hubo una vez un bebé llorón que ante la imposibilidad de digerir el alimento que le daba su madre, fue llevado al médico. El médico resultó ser Viola Frymann, neuropediatra. El bebé murió por deshidratación y desnutrición a causa de los vómitos que la medicina del momento no consiguió parar. Viola sintió la tristeza y la impotencia suficientes como para dedicar su vida profesional a estudiar y encontrar las causas del vómito en el lactante.

De sus estudios y dedicación nació un protocolo a seguir de tratamiento osteopático en pediatría y entre muchos otros, el tratamiento para el cólico del lactante que aportó y sigue aportando solución a esta disfunción tan habitual y delicada.

Un bebé no llora porque si. Siempre hay una causa.

Una madre primeriza es capaz de diferenciar el tipo de llanto de su hijo. No necesita ningún manual ni aprendizaje previo. Las feromonas que desprende al olor de la cabeza de su bebé producen la secreción inmediata de oxitocina por parte de la madre. Oxitocina que le vincula a él y que se convierte en el código de comunicación mas genuino y mas certero para adivinar cuando el bebé no está bien y necesita un cuidado determinado.

Es ingenuo escudarse en la idea de que el bebé tiene mal carácter o que llora para llamar la atención sin más. Antes de los tres meses el sistema nervioso del bebé no ha hecho aún  las conexiones necesarias para con su voluntad manipular su entorno, concretmente a su madre.

El cólico del lactante es una alteración multifactorial. Por parte de la medicina osteopática, su diagnóstico, requiere un estudio específico del cráneo del recien nacido en su totalidad, haciendo especial atención a las estructuras óseas que conforman la base del cráneo. El hueso occipital, para poner un ejemplo, en el momento del parto está compuesto por cuatro huesos que deberán encajar para formar un hueso único.

Los elementos de unión de los huesos de la base del cráneo conforman una obra de ingenieria perfecta donde el equilibrio de presiones entre las superficies óseas y las partes blandas deberá permitir la correcta estructuración de los diferentes orificios y canales por donde va a transitar todo el tejido neurológico.

En el mecanismo del parto, las presiones que recibe el cráneo del feto durante su descenso por el canal del parto son múltiples. Suponen un estrés traumático  para el sistema de unión entre los huesos. Sistema de unión del que se  organizará  el conjunto biomecánico  con la formación de las suturas ineterarticulares que asegurarán la micromobilidad de los huesos del craneo.

foto-bb-colico2.jpgLa fisiología lo tiene todo calculado y naturalmente las estructuras óseas del  cráneo del feto estan constituídas de tal forma que puedan deformarse y solaparse para conseguir el diámetro adecuado que facilite el descenso por el canal del parto. Así como absorver las presiones que recibirá de las contracciones uterinas y perineales en el proceso de dilatación y borramiento del cuello uterino hasta el encaje entre el pubis y coxis materno.

Llegado al final del trayecto y ya a punto de salir al mundo exterior, al craneo fetal aún le queda un último y costoso esfuerzo. Encontrar el diámetro más pequeño dependiendo de la posición de encaje, del tipo de presentación escojida.

Hay una gran variedad de presentaciones. Las más conocidas son únicamente dos: la de nalgas y la cefálica. Pero dentro de esta clasificación  “general” hay un gran número de variables: de cara, bregmática, occipital, de frente…y además se puede añadir a cada una, otras muchas precisiones.

Dependiendo de la presentación, del tipo de pelvis de la madre y del proceso de parto en si, será necesaria una actuación diferente por parte del personal sanitario que atienda el parto. Como es bien sabido, no hay parto fácil, pero el grado de dificultad tendrá mucho que ver con las características específicas de cada alumbramiento.

Podemos hacernos una idea, de que con todos los ajustes necesarios por parte del feto, de la madre y del personal que atiende el parto, no es difícil imaginar que pueda darse alguna que otra alteración en la biomecánica craneal del recién nacido.

El nervio neumogástrico y el nervio glosofaríngeo son nervios  que participan en  la regulación  de la función digestiva y del buen funcionamiento de la lengua. Deben pasar por un orificio concreto que se encuentra en la base del cráneo (agujero rasgado posterior). Tal orificio está  en la unión  del hueso occipital y el hueso esfenoides. Esta parte del cráneo está sometida a gran presión durante el momento de salida de la cabeza del bebé. Los dos huesos forman una articulación (sinfisis esfeno basilar) y con el traumatismo de expulsión puede quedar comprimida temporalmente o de forma más persistente, dificultando así el buen funcionamiento neurológico de los nervios implicados.

Estamos delante de un cólico del lactante aislado que puede ir acompañado de dificultad de succión.

La practica osteopática en este caso tendrá como objetivo analizar las presiones concretas a las que ha estado sometido el cráneo del bebé .  En base al diagnóstico diferencial establecido,  actuar para facilitar el paso  del tejido neurológico tratando las partes óseas y articulares que lo dificultaban.

El tratamiento osteopático se basa en maniobras manuales muy suaves, aplicadas en el cráneo del bebé, con las que se detectará el tejido dañado y se tratará con una suave presión hasta conseguir el cambio tisular que favorecerá  la función neurológica. Se realizarán varias sesiones, dependiendo de cada caso, hasta la remisión de los síntomas.

 

 

 

Anna Rosell Bultó es madre y osteópata especializada en pediatría y ginecología.

 

Comentarios  

 
0 #4 feromonas naturales 25-05-2016 23:05
What's up, after reading this awesome paragraph i am also delighted to share
my know-how here with friends.

Feel free to visit my blog post - feromonas naturales: http://www.naturline.com/producto-categoria/feromonas/
Citar
 
 
0 #3 TÍA YAYA 06-10-2014 14:34
No hay remedios preventivos contra los cólicos del lactante, pero sí paliativos.
Nuestra cliente Cristina, que ha dado a luz hace menos de un mes, está lidiando con los cólicos de su bebé, Leo.
Cristina ha comprado en WWW.TIAYAYA.ES un Saco Térmico para bebés.Tras probarlo, se ha puesto en contacto con TIA YAYA para contarnos su experiencia.
"El niño empezó con los ucólicos, tenía muchos dolores, así que le coloqué el saco.Después de un rato, se relajó y se quedó dormido."
Para aquellas madres con bebés no os olvidéis de echarle un ojo a nuestra web WWW.TIAYAYA.ES y elegir uno de nuestros sacos térmicos para bebés.
¡Muchas gracias!
Citar
 
 
0 #2 clubmamas 10-05-2014 09:07
Hay un masaje pensado especialmente para aliviar a tu bebé de las molestias que causa un cólico y no es difícil de hacer, justo por debajo de las costillas y hasta el pubis.
Citar
 
 
0 #1 soniacroque 08-01-2012 22:08
estoy haciendo un trabajo sobre la osteopatia y los colicos del lactanta
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Joomla SEO powered by JoomSEF